Picaduras de Verano

Con el disfrute al aire libre y el buen tiempo del verano, se incrementa el riesgo de sufrir algún tipo de picadura, ya sea en tierra (mosquitos, abejas, avispas etc) o en el mar (principalmente medusas).

No se trata de que piquen más ahora, sino que estamos en la época del año en la que están más activos y nosotros más expuestos. Por ello, siendo un poco previsores, podremos evitar la mayoría de picaduras o en caso de producirse, aliviar sus síntomas siguiendo algunos consejos.

Picaduras de insectos:

Para prevenir las picaduras de moscas, mosquitos y tábanos, una solución suele ser dejar la mínima piel expuesta, además de usdar antimosquitos, mosquiteras y velas aromáticas para mantenerlos lejos.
También hay métodos farmacéuticos que nos ayudan a «luchar» contra ellos. Por ejemplo, últimamente se han desarrollado las pulseras repelentes de insectos, que son una forma sencilla y efectiva de mantener alejados a los mosquitos.

Una vez que la picadura ya se ha producido, está bien tener a mano, alguna pomada o aplicación para mitigar las molestias de la picadura y quien mejor que tu farmacéutico para aconsejarte sobre cuál te irá mejor. Además siempre podemos recurrir a los remedios naturales como aplicar sobre la picadura amoníaco, sal, el jugo de un limón natural o manzanilla.

Abejas y avispas

Merecen consideración aparte porque su picadura puede producir reacciones alérgicas, que son son peligrosas porque pueden llegar a ser mortales. Si somos alérgicos a estas picaduras, conviene visitar tu farmacia de confianza para irte protegido en tus vacaciones. Si no somos alérgicos y nos pica una abeja o avispa unas recomendaciones serían, en el caso de las abejas, quitar el aguijón sin usar pinzas para que no se extienda el veneno, lavar el área afectada con agua y usar un antiséptico. También es útil aplicar hielo o algo frío. No hay que descartar tampoco, en el caso de que el dolor persista, tomar un analgésico o antihistamínico.

Medusas, y otros animales acuáticos

Pero si hay una picadura que se asocia al verano es, sin duda, la de las medusas. De hecho, el 90% de las atenciones que se realizan en las playas por parte de la Cruz Roja, están vinculadas a sus picaduras, junto con la de los peces araña o erizos de mar.

En su caso es muy recomendable hacer atender a las indicaciones a la hora de bañarnos, evitando hacerlo cuando hay bandera roja, ya que, las medusas, al ser transparentes, es muy fácil que nos ataquen provocando un intenso picor. Si esto nos ocurre es muy importante no tocar la zona –para que no se extienda el veneno- y lavarla con agua salada siempre evitando entrar en contacto con el lugar afectado ya que pueden quedar tentáculos que nos dañen aún más. El frío también es muy recomendable.

En el caso de los escorpiones marinos, que suelen estar medio enterrados en la arena, por lo que suelen pinchar los pies. Si esto sucede, lo más recomendable es quitar las púas con pinzas, lavar la herida con agua salada y, por último, meter el pie en agua caliente.