Que el ritmo no pare a la vuelta de vacaciones

Al finalizar las vacaciones hay que recuperar lo antes posible nuestros hábitos deportivos. La práctica de ejercicio regular aporta múltiples beneficios para la salud como la reducción del stress y la ansiedad, la mejora de la fuerza, equilibrio y el estado físico general y sobretodo ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes, hipertensión, cardiopatía y osteoporosis entre otros.

Lo ideal es contar con asesoramiento profesional, pero siempre vienen bien unos consejos básicos:

  • Intentar hacer 3 horas semanales de deporte distribuidas en 3 días
  • Comenzar cada sesión con un calentamiento y finalizarla con unos estiramientos
  • Intentar no hacer deporte ni muertos de hambre ni en plena digestión. Se pueden comer unos frutos secos, una tostada, pieza de fruta y después del ejercicio desayunar bien
  • Beber agua o una bebida isotónica para reponer líquidos y sales perdidas
  • Parar antes de extenuarse, hay que cansarse pero sin pasarnos

También es muy importante ajustar el tipo de actividad a nuestra edad y ritmo de vida para ir progresando poco a poco y prevenir de este modo lesiones. De esta forma, a partir de los 40 conviene hacernos una revisión antes de iniciarnos en la práctica deportiva.

De esta forma con constancia y un poco de esfuerzo, desarrollaremos un hábito deportivo saludable que cada vez nos dará menos pereza y nos hará sentir mejor.